EDICIONES ANTERIORES
+ AQUI
 
 
 
 
N° 6 mayo | junio 2011
 
 
 
 
suscripción
info@redgaleria.com
 
 
director
Santiago Bengolea
sbengolea@redgaleria.com
 
 
producción comercial
info@redgaleria.com
 
 
diseño web
estudiodeimagen.com
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
  David Daffunchio | VHS Vintage Club
 
Antonio Panno | Miradas   Javier Echegaray | James Blake
     
Ernesto Arellano | Papeles de la Memoria   Augusto Zanela | Sobre Souvenir de P. Gutnisky
     
Marcos Luczkow | El Picnic perfecto   Lucas  A. Beccar | Entrevista a Inés Katzenstein
     
María Martha Pichel | Renato Rita   Marula Di Como | Morada
     
Ezequiel Suranyi | Espacios Vacíos   Pompi Gutnisky | El taller de Joglar
     
Mariano Soto | Retrato de Jan Banning   Santiago Bengolea | RED-Zoom

 

 
 
 
 
 
UN TIPO CON TODAS LAS LETRAS
Elizabeth Torres
Fotos Patricio Rivera
 
 
 
 

Periodista, diseñador, ilustrador, infógrafo y fotógrafo, en ese orden, según él mismo. Su nombre es Norberto Baruch B. (de Bertocchi, su apellido materno); más conocido como el Norbi Baruch, ilustrador de tapas de los suplementos que leemos a diario en los periódicos de mayor tirada del país, con una larga trayectoria en el medio que incluye, la publicidad y su paso por “El Porteño?y “Humor?dos de las publicaciones germinales de la década del `80, ícono del tiempo que les toco vivir.

Un personaje que se las trae?en el sentido más amplio de la expresión: inquieto, inconformista, crítico, que confiesa públicamente que cualquier actividad rutinaria le provoca malestar?un ser libre, políticamente incorrecto, que dice y hace lo que le viene en ganas.

 
 
 
 
 
 
 
 
Si algo se puede decir de vos es que, no te podemos encasillar?¿Sos todo eso? ¿Contame algo acerca de tu formación y por qué te presentas en ese orden?
 
NB: Estudié periodismo. Trabajé como periodista. Escribí mucho, pero quería escribir de otra forma. Buscando esas otras formas empecé a hacer diseño y a cargar a esos diseños con contenidos que determinaran la estética y no al revés, como hacen los diseñadores. Lo conceptual dentro del diseño, a veces, se le complica a los diseñadores que sólo se preocupan por lograr objetos bonitos, pero totalmente vacíos. Ellos ayudan a que la gente discuta sobre diseño como si fuera un plato gourmet. Eso me molestaba mucho. Entonces aumenté la apuesta y al diseño le sumé un tipo de ilustración que empezara a reemplazar a la palabra escrita. De ésta forma, los colegas del word me empezaron a ver como un traidor. Ya me odiaban los talibanes de la maquetación. La infografía, en un sentido amplio, era el paso obligado de ésta evolución. Lo de fotografía lo dejamos para otro repo.
 
Ah no, no, ahora me comprometes con un nuevo reportaje, dame un adelante al menos. (Risas)
 
NB: Mis producciones de desnudos siempre responden a un concepto visual, donde la carne es una anécdota para contar una historia. Mis modelos son mujeres comunes. Son las mujeres latinas, que no conocen de plástico, ni cicatrices de la cirugía. Son jóvenes, vitales, que han aceptado el juego de la imagen, sin ser víctimas de la estética. Estas mujeres se sumergen en un papel de modelo que ellas piensan que es divertido, porque pierden su ropa sin perder su inteligencia. El fotógrafo es necesario. La mujer es siempre única. El hecho de no mostrar en la mayoría de los casos sus identidades responde a la idea de que cualquiera puede ser una modelo para ser fotografiada.
 
Volviendo a la pregunta anterior, entonces el orden responde a ésta evolución que mencionas de tu trabajo, algo así como ir redoblando la apuesta... Del periodismo a la ilustración, a priori parecería que hay un mundo; en tu caso es algo así como un proceso natural que en ningún caso invalida lo anterior
 
NB: Creo, sinceramente que uno como profesional de la comunicación tendría que animarse a evolucionar, a no quedarse escondido, bajando la cabeza, en lo calentito de lo seguro, como dicen en España. Uno como profesional tiene la obligación de hacer cada vez mejor su trabajo y la capacitación en comunicación pasa por buscar nuevas formas de comunicar. Yo empecé con la palabra escrita, pasé por la ilustración sin palabras, y terminé en la búsqueda de un tipo de síntesis entre los dos extremos anteriores. Me sirvió hacer un par de sabáticos como creativo publicitario en la agencia McCann-Erickson.
 
¿Cómo definirías la infografía y como tus trabajos en ese campo?
 
NB: La infografía es la síntesis que se produce entre el periodismo y el diseño. Pero a diferencia de lo que se viene haciendo en este campo, lo que yo trato de hacer es trabajar periodísticamente sobre lo visual. Acá también tenemos gente que hace mal las cosas y eso tiene que ver con cuestiones de baja autoestima. Por lo general, los departamentos de infografía están integrados por diseñadores. En diseño, las universidades todo lo que tenga que ver con diseño editorial está infravalorado. La UBA, como nave nodriza, prioriza la enseñanza del packaging y de la etiqueta, limitando la salida laboral del profesional para convertirse en un auxiliar del marketing. Por eso, cuestiones relacionadas con la infografía o diseño de la información son dejados de lado. Las pocas cátedras que la tienen en cuenta le quitan toda la importancia comunicacional que tiene. Entonces el diseñador que entra a un diario tiene dos salidas: ganar mal y no ser reconocido por su trabajo o ganar mal y ser reconocido con un premio de la Society For News Design (del que fui representante). La respuesta es imaginable.
 
 
 
 
 
 
 
 
Rompiendo con los convencionalismos has ido desarrollando a lo largo de tu carrera algunas teorías relacionadas con la comunicación que entrecruzan todas las disciplinas. Me gustaría que me cuentes a qué apunta el trabajo realizado en Visualmente y Tipográficamente. Yo también detesto la times new roman (Risas)
 
NB: Muchas veces, los diseñadores no saben entender lo que quieren decir las tipografías, ni para que sirven, y terminan haciendo un Big Mac, mezclando aros de cebolla sin serif en medio de un relato más serio que necesita otro tipo de font. Por eso yo inventé el concepto TypeDonald´s. Tanto gustó el concepto que los estudiantes me pidieron hacer una remera con el logo que inventé. El tema tipográfico es un tema muy importante en el diseño. Es más, el alma de un diseño recae totalmente en la elección tipográfica. Yo vengo haciendo una encuesta, única en el mundo, donde le pregunto a estudiantes, diseñadores, periodistas, tipógrafos, sobre las tipografías que más usan, cuáles les gustan y cuáles odian.
 
En las universidades argentinas, tanto privadas como públicas - que casi siempre comparten docentes - no existe la experimentación. Todos enseñan a los grandes creadores de tipografías con sus tipografías clásicas y les prohíben a sus alumnos experimentar, y no te estoy hablando sólo de Photoshop. No los dejan trabajar en las formas. Nada de condensar, ni expandir. Esos docentes, con cátedras muy masivas, funcionan como religiones, donde todo se aprende como dogma, sin cuestionamientos, ni dudas en la fe. Eso te da un profesional poco creativo. Porque esa es la clave de todo este trabajo. Tipografía, diseño, infografía, todo tiene que estar atravesado por la experimentación. Eso inevitablemente te lleva a un lugar donde la creatividad se hace más cercana.
 
Pateaste el tablero en más de una oportunidad, te rebelaste contra las convenciones del sistema y me refiero al periodismo y a la publicidad especialmente, construiste tu imagen en base a eso... ¿Seguís siendo un rebelde, después de tantos años?
 
NB: Es evidente que la rebeldía nada tiene que ver con los años. Igual no tengo tantos; típica respuesta de viejo. (Risas). Yo creo que la rebeldía tiene que ser parte de lo que hacemos, cuando hacemos diseño, periodismo, fotografía, tipografía, infografía, o publicidad. Cuando entré a trabajar a McCann-Erickson me tocó bailar con las más gordas. Esa agencia tenía a Coca-Cola y a Chevrolet, pero pocos se animaban a cambiar su decálogo de marca. Y mirá que tenían duplas para tirar al techo. Nosotros pudimos meterle grunge a la gaseosa y tierra a la camioneta, pudimos meterle concepto, idea. En serio, si vas a hacer lo que hacen los demás?pedite una solicitud de trabajo en alguna entidad bancaria para clavar unos sellos con arte para algún trámite. Volviendo al tema infográfico, fijate el proceso creativo para hacer un gráfico cualquiera puede mostrarte una evolución en lo comunicacional. Tenía que hacer un gráfico sobre Google. Hay muchos en las secciones de economía y negocios de diarios y revistas del mundo. Yo, como periodista, empecé a investigar el tema y me pareció que su expansión y sus negocios, podrían llegar a tener que ver con un juego como el Monopoly. Entonces armé una infografía que se llamó Googleopoly, con la tipografía de Google, y donde el personaje ya no era el viejito de bigotes, sino el creador del buscador, Larry Page. ¿Sabés qué pasó con eso? Un estudio de diseño me pidió armar postales gratuitas con esta infografía. O sea que una infografía periodística aparecida en un diario (Crítica) se ha convertido en un elemento que la gente joven está guardando y coleccionando. Porque el problema de los diarios no es todavía entendido por los editores. Ellos no entienden como sus diarios se están muriendo, mientras que cada vez hay más lectores. Mi rebeldía pasa por entender lo que se viene y trabajar para lograrlo.
 
¿Por qué la metáfora del homeless?yo la asocio con la libertad, vos?
 
NB: Cuando me propuso la idea Patricio Rivera, el fotógrafo, me pareció divertida. Puede ser que se asocie con libertad. Supongo que también puedo asociarlo con el estar sólo. A veces, cuando veo a los que están en la calle pienso en qué historia habrá detrás. Yo creo entender eso de la soledad, de estar en la calle. Empecé como periodista y podría haber llegado muy lejos, pero me salí y me quedé en la calle. Igual, antes de ser un homeless, hice cosas que no se hacían mucho en ese momento. Esa soledad, ese estar fuera, tenía que ver con hacer periodismo de investigación, cosa poco normal. Como un guacho, como un paria, abracé el diseño. Pero dentro del diseño volví a dejar mi casa y empecé a entenderlo como algo que tenía que tener contenido, que tenía que decir algo, más allá de ser algo bonito para marketing. Me quedé sin casa dos veces, antes de la tercera, la cuarta y la quinta. Perdí todo. Desde mi profesión como periodista prolijo que escribía a la medida del chulo hasta el ser diseñador que se negaba a hacer diseños para vender un producto. Después decidí perder mi casa infográfica para hacer infografrekis que no eran otra cosa que gráficos creativos, lúdicos, experimentales. Esto ha provocado mucha discusión entre los colegas de baja autoestima. Ahora perdí mi casa construida sobre tipografías.
 
Como sabrás esta es una columna que tiene como eje principal la pasión, los sueños?La ultima pregunta tiene que ver con eso; contame un sueño, uno, el que quieras, lo que quieras?Volá!
 

NB: Me resulta complicado encontrar una respuesta para esta pregunta. Es que por lo general tengo sueños, o cosas que quiero lograr, todos los días, que al poco tiempo los llevo a la realidad, los concreto. No me gusta quedarme con las ganas, en nada. Supongo que mi lado artístico nunca pude concretarlo y darle continuidad. Como artista digital, expuse en varias oportunidades en ArteBa, en la galería Sonoridad Amarilla, en el Centro Cultural Buenos Aires y en Proyecto País. Formé parte del colectivo de artistas Orgánico (junto a Nicolás Bedel, Clorindo Testa, Galo Maronese y Catarina Spinetta). Como VJ proyecté en tiempo real en Nave Jungla, Pabellón 4 y Creamfields Buenos Aires. Pero todo eso quedó un poco atrás. Me gustaría volver. Estoy trabajando, en una muestra donde la tipografía sea el soporte principal de un acto deliberadamente artístico. Me gustaría que se llamara Type Donalds y ya tiene un logo hecho?

Más que un sueño, un anhelo, que quizá halle pronto un correlato?

 
 
 
 
 
 
 
 

contagias energía.

Gracias Baruch!

.

 
 
 
 
 
Registro propiedad intelectual en trámite
Para la reproducción de cualquier material de la revista solicitar autorización previa a la dirección de Redgalería.
El material periodístico, fotográfico, así como el contenido de los anuncios publicitarios es de absoluta responsabilidad de sus autores.